© NO SOY DIGNO DE TU AMOR.



© NO SOY DIGNO DE TU AMOR.
© NSDDTA.
© I'M NOT WORTHY OF YOUR LOVE.
Director/Autor: Luis Alberto Fernández González.

Todos los derechos reservados. Este blog y sus contenidos, tanto escritos como fotográficos o en cualquier otro formato, no pueden, ni en todo ni en parte, ser distribuidos, reproducidos, comunicados públicamente, tratados o en general utilizados por cualquier sistema, forma o medio, sin autorización previa y por escrito de su autor, aun citando la procedencia.

Las fotografías publicadas en este blog han sido realizadas por © NO SOY DIGNO DE TU AMOR o cedidas personalmente por los autores y propietarios de las mismas.

© NO SOY DIGNO DE TU AMOR y Luis Alberto Fernández González no se hacen responsables de las opiniones, escritos y comentarios vertidos y publicados en el blog por sus colaboradores y seguidores.

jueves, 27 de marzo de 2014

DIEZ LÍNEAS Y MEDIA XX: ÁNGEL CAÑEDO





¡EL EMPERADOR VA DESNUDO!






Fotografía 1287.- Ángel Cañedo. Isabel Muñiz. Vitoria, 2013.





El arte camina desnudo como el emperador en el cuento de Andersen, pero nadie quiere ser el tonto que no lo ve. En mayo de 1961, Piero Manzoni realizó una serie de noventa latas tituladas, "Merda d’artista". En su interior, treinta gramos de supuestos excrementos del autor. El precio de venta fue el del gramo de oro en ese momento. En el año 2008, Sotheby´s Londres remató la lata Nº086 en 126.027 €. La supuesta materia orgánica que en el 61 se equiparó al precio de oro, cuarenta y siete años después se pagaba cien veces más. Nadie sabe qué es lo que hay dentro de las latas de Manzoni, pero tampoco importa..., se paga por el “concepto”. Del rendimiento económico de lo conceptual tomó buena nota Damien Hirst cuando vendió su primer tiburón por 10.000.000 USD. El comprador no adquirió un tiburón, compró la imposibilidad física de la muerte en la mente de algo vivo, o mejor dicho..., compró "El Vestido del Emperador".



ÁNGEL CAÑEDO






NOTAS: 


© DIEZ LÍNEAS Y MEDIA 

© DIEZ LÍNEAS Y MEDIA es una sección de "No soy digno de tu amor" en la que diferentes personalidades españolas y extranjeras irán compartiendo con todos nosotros sus reflexiones, ideas, pensamientos, denuncias... Un espacio absolutamente libre y sin censura con el propósito de quedarse durante mucho tiempo. 

Todos los derechos reservados. Este post (texto y fotografía) no pueden, ni en todo ni en parte, ser distribuidos, reproducidos, comunicados públicamente, tratados o en general utilizados, por cualquier sistema, forma o medio, sin autorización previa y por escrito de su autor, aun citando la procedencia.

© "No soy digno de tu amor" y Luis Alberto Fernández González no se hacen responsables de las opiniones, escritos y comentarios vertidos y publicados en el blog por sus colaboradores y seguidores.

La fotografía número 1287, ha sido cedida a "No soy digno de tu amor" por Ángel Cañedo.


Agradecimientos:

Ángel Cañedo: Muchas gracias por tu colaboración en este post. Tus líneas invitan a la reflexión y reflejan una realidad de la que todos, especialmente los que nos dedicamos al mundo del arte, participamos. ¡Así es la vida, amigo! Gracias por tus consejos, por tu paciencia infinita conmigo, por estar siempre ahí, por tu erudición que tanto me inspira... Te espero muy pronto en "No soy digno de tu amor" para que nos informes, de manera más detallada..., sobre el apasionante mundo de las tasaciones de obras de arte y antigüedades. Un abrazo muy fuerte.




¿Qué te parece el texto de Ángel Cañedo? ¿Consideras que los artistas están muy condicionados por las imposiciones del mercado? Si un artista desea vender su obra, ¿puede crear lo que quiere? ¿Qué opinión te merecen las ferias de arte contemporáneo? ¿Crees que el precio de algunas piezas es desorbitado? ¿Hay mucha tontería en el mundo del arte? ¿Qué criterios son decisivos a la hora de valorar una obra de arte? ¿Es el arte una inversión? 




6 comentarios:

  1. Con respecto a tu comentario sobre ciertos aspectos del arte conceptual y su valor de mercado creo que tienen más que ver con el capitalismo que con el arte en sí.
    La crisis del XVII en Holanda causada por la burbuja especulativa de los enfermos bulbos de tulipán hizo que la economía de los Países Bajos se resintiera durante años, algo que de momento no ha causado la supuesta "mierda" enlatada de Manzoni. Y como resaltaba el recientemente fallecido Alistair McAlpine poco le tiene que envidiar el tiburón en formol que presidía las oficinas de Saatchi al tritón de dos cabezas que adornaba el escritorio de Sir John Soane, epítome del coleccionismo.
    Siempre encantado de discrepar (o no) contigo, un abrazo, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ángel por tu comentario. Comparto contigo lo que nos dices del capitalismo y su reflejo en el mercado del arte de finales del siglo XX y principios del XXI. Un abrazo amigo y espero volver a verte muy pronto por "No soy digno de tu amor".

      Eliminar
    2. Sir John Soane podía tener una salamandra de dos cabezas en su colección, pero eso tenía que ver más con el espíritu de las Kunstkammern o Cámaras de maravillas, que con las motivaciones o principios de un coleccionista de arte contemporáneo actual. Los tableau vivant de ardillas recibiendo clase de un profesor tejón, vestidas de escolares victorianos, en un aula metida en una vitrina transparente, siguen vendiéndose muy bien en las Gentelman´s Library auctions, las culaes están trufadas de estas maravillas de la taxidermia decimonónica, combinada con todo tipo de souvenirs del Gran Tour y papeleras de patas de elefante y tinteros de plata sheffield y cuerno de rinoceronte . No creo que Hirst tenga en mente nada de eso cuando mete a sus animales en formol, piensa en que es un formato que vende, lo piensa él, su marchante, y la casa de subastas. Sólo hay que ver lo que hicieron en su última subasta en Sotheby´s, una subasta a su mayor gloria, donde se daba la paradoja (totalmente asumida actualmente), que un mercado secundario sacase obra directamente del estudio del artista para venderla. Los resultados fueron asombrosos, hasta que se supo que las pujas de las piezas más caras estaban amañadas por Hirts y su marchante, entre otros. Si esto se hubiese hecho en una subasta de valores, acciones etc. estarían en la cárcel por media docena de delitos, pero no se que tiene el arte que a todo le pasa una pátina de divertida transgresión o respetabilidad, depende.

      La lata de Manzoni no desestabilizará nunca la economía de ningún país, tienes toda la razón, y aquellos que hablan de la burbuja del arte y que va a explotar, desconocen totalmente como funciona el mercado del arte, jamás explotará, se caerán artistas todos los años, pero el que se gasta cien millones en una pintura, es porque ingresa mil anuales y que ese cuadro de cien pase a valer ochenta o cincuenta le trae sin cuidado, si tiene que vender porque se arruina, no es en arte donde están sus activos, puede ser uno de ellos pero nunca decisivos. En la crisis económica del 92 cayeron los precios de las obras por los suelos, pero siguieron “cantándose“ récords lo único que pasó es que cerraron unas cuantas galerías de arte, nada más, los precios se recuperaron en el 2002 y han vuelto a subir.

      El formato de Diez Líneas y Medía, deja poco margen para clarificar lo que escribes, ahí está su gracia y su dificultad, por eso da la sensación que manifiesto un desprecio hacía lo conceptual, no es así, intento, mostrar que hay una parte que es el alimento del mercado del arte por su fácil manipulación y un ilimitado stock de producción, después de todo, ¿cuantos Leonardo, Velázquez, Murillo, Picasso, Matisse o Pollock puedo sacar al año para los miles de compradores que demandan piezas nuevas?. Es un producto, para una demanda cada vez mayor y que bajo la inteligente publicidad de las casas de subastas, acaba en una confusión, de que es qué y porqué. Para muestra un botón, la subasta de Pharmacy de Hirst en Sotheby´s 2004, donde comprabas la puerta de un diseñador, pero con dos pegatinas de Hirst se había convertido en una cara escultura y no una puerta decorada para un baño. La distorsión en la percepción de la obra, y la manipulación no pueden ser más evidentes. La imperiosa necesidad de dar de comer al mercado es lo que está dejando el arte contemporáneo y emergente vacío, en la mayoría de sus casos, de cualquier sentido que no sea el puramente comercial.

      Eliminar
  2. Hoy una taza Ming se vende a un ex taxista millonario por 24 millones de euros.
    Hablemos sobre la vacuidad de la cerámica....

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, sóis geniales. Orgullazo total de teneros como seguidores de "No soy digno de tu amor". Qué comentarios tan brillantes. Un besazo y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar