© NO SOY DIGNO DE TU AMOR.



© NO SOY DIGNO DE TU AMOR.
© NSDDTA.
© I'M NOT WORTHY OF YOUR LOVE.
Director/Autor: Luis Alberto Fernández González.

Todos los derechos reservados. Este blog y sus contenidos, tanto escritos como fotográficos o en cualquier otro formato, no pueden, ni en todo ni en parte, ser distribuidos, reproducidos, comunicados públicamente, tratados o en general utilizados por cualquier sistema, forma o medio, sin autorización previa y por escrito de su autor, aun citando la procedencia.

Las fotografías publicadas en este blog han sido realizadas por © NO SOY DIGNO DE TU AMOR o cedidas personalmente por los autores y propietarios de las mismas.

© NO SOY DIGNO DE TU AMOR y Luis Alberto Fernández González no se hacen responsables de las opiniones, escritos y comentarios vertidos y publicados en el blog por sus colaboradores y seguidores.

domingo, 29 de octubre de 2017

TRINIDAD FERNÁNDEZ: HISTORIA DE UNA ARTISTA.




"No me considero una pintora estática, mi pintura está viva y va evolucionando con el tiempo. Lo más importante es ser fiel a uno mismo y transmitir ese mensaje que hace que te levantes cada mañana con la necesidad de coger los pinceles y dejar que el lienzo en blanco te hable". 

Trinidad Fernández
Pintora





La pintora asturiana Trinidad Fernández, Tres, para sus amigos íntimos, ha estado presente en este blog en numerosas ocasiones. Mujer de biografía intensa y pintora de excepción, su obra merece un estudio en profundidad por su calidad y prestancia, valores que la han llevado a realizar numerosas exposiciones individuales y colectivas, y a participar en certámenes y encuentros tan emblemáticos como la XXXIV Bienal de Venecia (1968), la Bienal de Sao Paulo (1969), Femmes Peintres et Sculpteurs (París, 1975) y Homenaje a Miró (Palma de Mallorca, 1977), por mencionar algunos. Reside en Madrid desde hace más de treinta años y sus pinturas están presentes en numerosas colecciones públicas y privadas. Vuelve Trinidad a "No soy digno de tu amor" y en su voz encuentro el sosiego, la inspiración y la sabiduría de una de las grandes mujeres del arte de este país.






Fotografía 3833.- Trinidad Fernández. Ramón Masats. Madrid, h. 1975. De formación autodidacta, Trinidad se da a conocer formando parte del Grupo Joven Pintura Gijonesa en una exposición colectiva, celebrada en la Universidad de Oviedo en 1953. Tras una estancia en París en 1956, al año siguiente gana la Tercera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes. 






Fotografía 3832.- Trinidad Fernández & Luis Alberto Fernández. Gema Llamazares Galería de Arte. Gijón, 2013.





"Nací en el Avilés de los años treinta. Mi infancia fue terrible y transcurrió entre Barcelona, Suiza y Gijón, así que, como puedes comprender, nunca sabía dónde estaba. Mi padre, Constantino Fernández, era médico dentista. Con treinta y cuatro años lo fusilaron en la Guerra Civil. Tiempos duros, muy duros. A los cuatro años, mi madre, Trinidad Martín, nos llevó a mí y a mi hermano Constantino a Barcelona. Después, unos amigos suizos de mis padres nos acogían algunas temporadas en Berna. A los doce años, interna en una especie de convento, me enteré del fallecimiento de mi madre. Sin digerirlo, me enviaron a vivir a Gijón con unos tíos, y a mi hermano, a Avilés con otra tía. Me sentía una niña abandonada con la sensación de que sobraba en todos los sitios. Esa es la sensación que tengo de mi infancia. Me refugié en la lectura y recuerdo las exposiciones a las que nos llevaban en Berna".

"Llegué a Gijón muy asustada. Mi tía, Paz Fernández, hermana de mi padre, estaba casada con Justo del Campo y del Castillo, un médico muy reconocido hijo de la pintora Carolina del Castillo. Nunca olvidaré cuando desperté y me vi en aquel gran chalé rodeada de tantos cuadros. ¡Estaba tan fascinada! Voy a contarte una simpática anécdota...  Recuerdo que mis tíos me -sacaron- a la calle para que sus amistades vieran a la sobrina que habían -recogido-. Se nos cruzó una señora muy elegante y les comentó delante de mí: - sabemos que doña Carolina se os aparece todas las noches y os dice: -no lloréis por mí que estoy en Paris-". ¡Me quedé aterrorizada y muerta de miedo! A los cuatro meses de estar allí, mi tía Paz empezó a hacerme la vida un poco difícil... Me pusieron un profesor particular para que no me relacionara con nadie. Mi relación con el arte nace en esa etapa, copiando las obras de Carolina del Castillo. El arte fue un refugio para  huir de esa sensación de ser una niña solitaria a la que nadie quería. Después, los tres últimos años me metieron en las Ursulinas. Empecé a comprar óleos y  cuando había en Gijón una exposición para artistas nóveles, presentaba una obra. ¡Mi tía se ponía frenética! Así estuve, hasta que conocí a Joaquín Rubio Camín".






Fotografía 3831.- Coin de Ville. 80 x 80 cm. Trinidad Fernández, 2015. Óleo que presenta una organización rigurosa y geométrica del espacio, de colores intensos y vivos, y con una figura "robótica" identificativa del universo singular de la genial artista.






Fotografía 3830.- La Noche. 80 x 80 cm. Trinidad Fernández, 2012. 






Fotografía 3829.- Mon Endroit. 80 x 80 cm. Trinidad Fernández, 2012. 





"Pintaba de una manera muy anárquica y con dieciocho años empecé a recibir clases de Joaquín Rubio Camín, que tenía un estudio al final del Paseo de Begoña. Cuando le conocí, me entusiasmé de inmediato. Camín ya estaba metido en el mundo artístico y empecé a exponer muy pronto. Mi tía, cada día más rabiosa... En 1953 realicé mi primera exposición con otros pintores asturianos en la Universidad de Oviedo, cuadros muy naif que se vendieron todos. Ese día, rodeada de todos los artistas, fue uno de los días más felices y trascendentales de mi vida. Comprendí que aquel era mi mundo y que de allí no me iba a mover nadie. Empecé a considerarme pintora y nadie, hasta el día de hoy, me hizo desviarme de mi camino. Me enamoré del mundo de Joaquín, una puerta para el mundo del arte, pero también para romper con mi vida anterior y vivir una vida bohemia y de inspiración. Me monté una película en la cabeza y nada más lejos, porque a los tres meses de llegar a Madrid me quedé embarazada, y a los dos años, otra vez. Mis hijas, Mónica y Verónica".






Fotografía 3828.- Paisaje Asturiano. 35 x 27 cm. Trinidad Fernández, 1990. 






Fotografía 3827.- Luarca. 92 x 73 cm. Trinidad Fernández, 1960. 





"Camín era muy buena persona y me dio el cariño que nunca tuve. Fue muy buen padre. Un artista total, una persona auténtica y un artista genial que no supo venderse muy bien. Si hubiera tenido un buen marchante y una mayor ambición, ni te cuento... Estaba muy ligado a Asturias, a Gijón, yo era más cosmopolita y universal. Estuvimos casados quince años, hasta que llegó un momento que me asfixié, mis hijas crecieron, necesitaba respirar... La ruptura fue muy dolorosa. No quedó mal rollo entre nosotros y los mejores elogios que jamás tuve como pintora fueron suyos, pues me consideraba la mejor pintora que había conocido. En aquella época hice muchas exposiciones con muy buenas críticas. Tenía un estilo muy personal que se percibía en todos mis paisajes y retratos.  Al principio, como te comenté, una pintura muy naif, pero siempre con un toque infantil y una gracia que enamoraba a la gente. De estas primeras épocas no conservo ninguna obra, ¡lo vendía todo! Físicamente yo era muy atractiva, parecía francesa. Tas la separación viví una época -loca-, luego llegó mi relación con José Luis Sampedro...". 






Fotografía 3826.- Gloria Fuertes. 60 x 60 cm. Trinidad Fernández, 1970.






Fotografía 3825.- María Aguilar. 41 x 33 cm. Trinidad Fernández, 1980.





Soy una persona que tengo mucha premonición. Un día estaba pintando unos seres muy robóticos y geométricos, y alguien me comentó: -estás como dejando ver que nos estamos robotizando-. Ante un lienzo en blanco, caigo en un estado de ensoñación. Procuro, con mis medios, plasmar lo que siento dentro de mí. Nunca pienso de antemano, es el propio cuadro el que me va guiando hasta obtener una obra muy personal. De vez en cuando, surgen personajitos, pequeños seres que quieren estar allí, o elementos de mi infancia que me ayudan a centrar mis composiciones. Pinto siempre por las mañanas. Ahora estoy juntando mucha obra, que espero que muy pronto se muestre y vender, que los artistas necesitamos vender para vivir". 






NOTAS:

© "TRINIDAD FERNÁNDEZ: HISTORIA DE UNA ARTISTA". Post realizado por Luis Alberto Fernández González.

La fotografía número 3832 pertenece al Archivo Particular de Luis Alberto Fernández González. 

Las fotografías números: 3825, 3826, 3827, 3828, 3829, 3830, 3831 y 3833 han sido cedidas a "No soy digno de tu amor" por Trinidad Fernández.

Todos los derechos reservados. Este post (texto y fotografías) no puede, ni en todo, ni en parte, ser distribuido, reproducido, comunicado públicamente, tratado o, en general, utilizado por cualquier sistema, forma o medio, sin autorización previa y por escrito de su autor, aun citando la procedencia.


¡¡¡TE QUIERO A MI LADO!!! Anímate a escribir tus comentarios. Muchas gracias.

Twitter @NSDDTA
Facebook: No Soy Digno De Tu Amor
Facebook: Luis Alberto Fernández González
Instagram nosoydignodetuamor
Google + Luis Alberto Fernández González "No soy digno de tu amor"
Pinterest: No soy digno de tu amor


Más información:

http://trinidadfernandez.com/



Agradecimientos:

Trinidad Fernández.


¿Te gustan los óleos de Trinidad Fernández?, ¿qué te sugieren?, ¿cómo los describirías? Los artistas masculinos dominan en presencia en la mayoría de las ferias de arte, ¿consideras que el mundo del arte es machista? ¿Te gusta viajar? Comparte con nosotros los viajes más espectaculares que hayas realizado ¿Has vivido alguna etapa de tu vida fuera de España? ¿Qué haces para ser feliz? ¿Cuál ha sido la mejor época de tu vida?, ¿por qué?




No hay comentarios:

Publicar un comentario